Revista Globalización Revista Globalización  
Revista Mensual de Economía, Sociedad y Cultura - ISSN 1605-5519 -


MARZO 2014

- Venezuela: Racionalidad y democracia versus irracionalidad y dictadura neoliberal Victor H. Ramos
- Repensando el mundo: El poder de la empatía Walter Ritter Ortíz
- Cuando el trabajo doméstico se vuelve remunerado: la interfaz entre la dominación sexista, clasista y etno-fenotípica Lourdes Moctezuma, Enrique Roldán, Gabriela Vargas
- Sobre las elecciones en El Salvador César Villalona
- El nudo ucraniano y la diplomacia estadounidense ANI-gt/ajmm
- Ocho (8) elementos para entender y derrotar la letal reforma educativa CEND del SNTE
- Cónclave del Cártel Financiero Internacional Patricia Barba Ávila
- Autogestión ciudadana: 12 acciones para la autodefensa Víctor M. Toledo
- Colombia: Cumbres agrarias y populares Fernando Dorado
- Radicalismo en el exterior, ortodoxia en casa James Petras
- Un año sin Chávez: Los desafíos de la revolución bolivariana Entrevista a Luis Bonilla-Molina
- La antropología militarizada, de nueva cuenta Gilberto López y Rivas
- El problema militar Emilio Cafassi
- América Latina 2014: ojo con las derechas José Steinsleger
- Golpe de Estado Euro-Americano en Ucrania Umberto Mazzei - Roxanne Zigon
- Recuperar el debate estratégico Raúl Zibechi
- Las buenas intenciones de Michel Barnier y de la Comisión Europea a propósito de los bancos Eric Toussaint
- El abismo entre ricos y pobres nunca había sido tan grande Marc Vandepitte
- Dos colonialismos Luis E. Sabini Fernández
- La falta de Neutralidad en la Red pone en peligro la libertad de prensa Paula Gonzalo
- Izquierda y progresismo ante la integración y la globalización Eduardo Gudynas
- Noam Chomsky: El neoliberalismo tomó por asalto a las universidades María Luna Mendoza
- Arranca el Tribunal Ético Mundial por los Derechos de la Naturaleza Orlan Cazorla
- Deconstruyendo paradigmas y falacias sobre la relación comercio-crecimiento versus mejoras ambientales Walter Chamochumbi

Artículos recomendados
Glob TV




Venezuela: Racionalidad y democracia versus irracionalidad y dictadura neoliberal

Victor H. Ramos

En la situación actual de Venezuela, en donde manifestaciones violentas están tomando espacio y con objetivos de “salida” del gobierno elegido democráticamente, hay importantes contradicciones económicas y políticas internas y grandes intereses geopolíticos en juego. Como en toda confrontación fuerte y violenta, la primera víctima es la información objetiva y la racionalidad. Esto genera a su vez más polémicas, más reacciones irracionales y confrontaciones en el país y una campaña de manipulaciones mediáticas de nivel nacional e internacional. Las noticias, hechos e imágenes que escuchamos y vemos en los medios de comunicación y en las redes sociales, simplificadas, sesgadas y falseadas en su mayoría, ¿rinden cuenta de esa situación compleja o son justamente la expresión de esos intereses en confrontación que utilizan estratagemas no necesariamente guiadas por la ética y la preocupación de la objetividad? Si no queremos caer en esta dinámica en donde la ética ha dejado lugar a la estrategia calculada de ganarse adeptos y la opinión pública de cualquier manera, la manifestación pacífica y lo racional a la violencia y lo irracional, debemos tomar una cierta distancia de todo lo que recibimos. Conservemos nuestro espíritu crítico y racional. Tomemos una posición serena. Esto se intenta hacer en esta reflexión que tiene como punto de partida varios años de observación de la vida política venezolana. Hemos cotejado y verificado las noticias e informaciones más importantes recibidas y leídas de Venezuela tanto de la parte oficial como de la oposición que corresponden sobre todo a los últimos 12 meses.

Las partes en conflicto han caído en las simplificaciones señaladas, tendencia común en política. Sin embargo, hemos constatado las informaciones dadas por la oposición venezolana tienen características particulares bien definidas y sistematizadas. Observamos que no se trata de los típicos ataques contra adversarios políticos en momentos de elecciones y de agudos conflictos ocasionales. Es más bien una práctica permanente y sostenida que combina acciones y “bombardeo” mediático por todos los canales disponibles y siempre utilizando eficazmente las cuerdas sensibles de las personas para crear miedo, condenación de actos divulgados siempre como injustos y estimular la exasperación ante problemas reales de la vida cotidiana como la violencia delictiva y últimamente de aprovisionamiento. El blanco en donde se concentran los “tiros” es el gobierno, presentado como único y exclusivo causante de todos los males y problemas. Tiene como evidente objetivo deslegitimar el gobierno como una primer paso a otros a seguir. Y esto se viene practicando y repitiendo desde los inicios del gobierno bolivariano.

Si se sigue la lógica de esta concepción, se podría ver como que el gobierno es toda Venezuela, que controla todo, es responsable de todo como único ente actuante. La simplificación perfecta para aplicar métodos maniqueos. Dentro de esta perspectiva unidimensional se ha desarrollado el “arte” de la desinformación masiva y permanente de una manera eficaz, pero que despliega el peligro que todo discurso maniqueo y estigmatizador trae consigo: odio irracional del “otro”, pérdida de la noción de la realidad, culpabilización exclusiva del adversario y justificación de cualquier acto por más violento, ilegal e inhumano que sea. El escenario está listo para pasar a otros niveles de confrontaciones en los cuales el pueblo venezolano será el perdedor y terminará dividido profunda y duraderamente e inmersos en un clima de confrontación permanente. Ahora bien, ¿que busca más concretamente la oposición con sus actuales acciones? Los manifestantes tienen por claro objetivo “sacar” el gobierno de Nicolás Maduro con acciones “calentando la calle”, según declaraciones de su dirigente Leopoldo López, de otros voceros y repetido frecuentemente por los manifestantes y que está bien documentado. Por lo tanto, lo que está en juego, siguiendo esta posición, es la legitimidad del gobierno. Entonces, es necesario preguntarse dos cosas en esta parte: primeramente, ¿el gobierno bolivariano es legítimo o no? Segundo, ¿qué soluciones legales se pueden tomar si se lo considera ilegítimo o que se cree que ha perdido legitimidad? Examinemos con cabeza fría ciertos puntos fundamentales para comprender un poco más lo que está en juego en Venezuela.

Ver texto completo


BUSCAR en rcci.net/globalizacion

Globalizacion - Enlaces:



 


Números anteriores


2014      2013      2012      2011      2010      2009      2008      2007      2006      2005      2004      2003      2002      2001      2000      1999      1998      1997   



Globalización: otros sitios de interés


Recursos en Información: rcci.net

La revista mensual Globalización se publica sólo en forma digital desde 1997.
Publicación fundada por Federico García Morales.
Edita: Colectivo de colaboradores de la revista editores@rcci.net



Contacto