(Home page)
Julio 2010

¿QUÉ ES LA CREATIVIDAD?


Walter Ritter Ortíz y Tahimi E. Perez Espino
Centro de Ciencias de la Atmósfera. UNAM,
Circuito Exterior. CU. 04510 México DF. México


INTRODUCCIÓN

A medida que la sociedad experimenta cambios profundos, rápidos y significativos, nuestros fines, metas y estrategias, así como formas de comportamiento también deben ser diferentes. El futuro reclama un pensamiento mejor y ese pensamiento mejor exige creatividad, donde la percepción humana funcione como un sistema autoorganizado. Se requiere adaptabilidad para vivir en esta generación, ya que los problemas que estamos por enfrentar probará algo más que nuestra valentía; pondrá a prueba nuestra capacidad de crear e improvisar y para esto nada mejor que observar y aprender de la misma naturaleza. Dar una justa oportunidad al potencial creativo, es una cuestión de vida o muerte para cualquier sociedad.

¿CAOS AUTOORGANIZADO O NATURALEZA CREATIVA?

La creatividad consiste en generar pensamientos, acciones y sentimientos únicos e innovadores, produciéndose algo novedoso, útil y reproducible para beneficiar a otros, dependiendo además del conocimiento, imaginación y capacidad de evaluación. Los sistemas de información autoorganizados, son sistemas de construcción y uso de pautas, donde a partir de un análisis del comportamiento y del potencial de tales sistemas, podemos conseguir una idea muy clara de la naturaleza de la creatividad, permitiendo además que la información se organice a sí misma en una sucesión de estados temporalmente estables, que se suceden unos a otros hasta formar una secuencia sumamente útil porque nos permiten reconocer las cosas y poder abordar sin problemas todo tipo de situaciones. Nuestros esfuerzos están condenados a la futilidad a menos que los fortalezcamos con ideas creativas, que es la única forma de evitar ser dominados por las ideas sin valor. La capacidad de formar conceptos abstractos constituye la base de la capacidad humana de raciocinio.

La naturaleza es creativa y ama la diversidad de manifestación; todo lo tiene maravillosamente diseñado y no existen cosas inútiles, como tampoco el desperdicio. Donde podemos ver que el proceso es tan importante como el producto, y no existe nada irracional y sobre todo genera ambientes en los que tiene la oportunidad ella misma, de seguir manifestando su creatividad.

El caos existe en la naturaleza como un medio adecuado para crear nuevas entidades, acontecimientos y mantener la cohesión del entorno. La idea de la apertura caótica ha sido asociada con la creatividad autoorganizada desde hace siglos, donde muchas estructuras que vemos en la naturaleza son ejemplos de caos autoorganizado. El caos autoorganizado es la manifestación de la creatividad de la naturaleza, disponiendo de infinidad de formas de uso y expresión. La comprensión de este caos creativo, puede cambiar radicalmente nuestras vidas, no como controladores de la naturaleza sino como participantes creativos, tomando nota de sus enseñanzas.

La selva tropical, manifiesta un delicado e intricado sistema de coevolución y cooperación a diferentes escalas, conteniendo una dinámica creativa en constante desarrollo que se manifiesta en una permanente y sutil colaboración interna de sus elementos que contribuyen a su mutua supervivencia.

CAOS INFORMATIVO Y PROMOCIÓN DE LA EDUCACIÓN CREATIVA

Actualmente el conocimiento humano se duplica cada 73 días, por lo que se requiere de nuevos sistemas de aprendizaje y comunicación, donde la creatividad no es un lujo, sino una necesidad, un estilo de vida que afecta el pensamiento, conducta, actitudes y valores, permeando la vida en todos los sentidos y actividades, pero sobre todo la creatividad se puede aprender.

Algunas culturas promueven la creatividad mientras que otras la inhiben. Debemos descubrir a la gente creativa porque son recursos de valor incalculable y son el puente para el futuro, tomando como desafío y obligación suprema desarrollar las condiciones que faciliten la creatividad, preparando a la vez los escenarios para que esas personas se desarrollen, ya que se requiere de un contexto vigoroso que estimule el potencial de la persona, como son los ambientes de libertad, novedad y espontaneidad, explotando las fortalezas y haciendo que las debilidades se transformen y ya fortalecidas manifiesten sus máximas potencialidades.

La verdadera educación es un proceso y no un resultado instantáneo, donde la creatividad hará que el proceso de aprendizaje sea permanente con aprendices vitalicios, ya que la persona que deja de aprender no tan sólo se marchita, sino que ahoga a quienes lo rodean. Nuestro sistema educativo no debe ser diseñado para formar gente que trabaje en maquilas de fábricas y grandes corporaciones, sin ninguna oportunidad y capacidad creativa. La rutina mata la creatividad. Para hacer que fluyan las energías de la creatividad, es necesario dar los siguientes pasos: a) Preparación, b) Incubación, c) Inspiración, d) Elaboración, e) Verificación.

Es responsabilidad de cada persona usar su vida de forma creativa. Nuestro hemisferio izquierdo del cerebro controla el proceso verbal y analítico, lo que lo hace ser básicamente crítico, mientras que en el derecho se dan los procesos visuales y perceptivos, lo que lo hace ser creativo; sin embargo, la creatividad requiere que ambos hemisferios trabajen de forma conjunta para que se dé la sinergia y así producir un sinfín de posibilidades.

Debemos fortalecer el lado creativo con acciones que rechacen el proceso analítico, cuya característica es la de pensar a partir de una cadena de ideas donde un pensamiento sigue a otro y se sacan conclusiones de acuerdo con la lógica y un orden. En el lado derecho se ven todas las partes al mismo tiempo, percibiendo el todo por las formas y diseño de sus estructuras.

EL PODER SINERGÉTICO DE LA CREATIVIDAD

Vivimos dominados por el pensamiento lógico y poco imaginativo, con escasez de personas que sepan que se aprende más escuchando que hablando (excepto para hacer preguntas inteligentes), mediten y contemplen, y tengan la suficiente habilidad para descubrir alternativas a una idea dada.

La creatividad no es propiedad exclusiva de unos cuantos genios creativos, sino una semilla que está en espera de germinar en cada uno de nosotros; hemos sido educados en el arte del pensamiento crítico y sentimos la necesidad compulsiva de criticar y de enfocarnos en las fallas, dándonos por desacreditar ideas novedosas, sin embargo la creatividad es permanentemente constructiva y podemos enfocarla ya sea en la persona, en el proceso o en el producto.

Una persona creativa es la que puede procesar en forma novedosa la información que tiene a su alcance. Es no hacer las cosas como se han hecho siempre, es observar las cosas igual que todos, pero pensando de manera diferente, es percibir los problemas, deficiencias, vacíos de conocimiento, elementos ausentes y falta de armonía. Definir que dificultades existen para identificar los elementos ausentes, encontrar soluciones, hacer suposiciones o formular hipótesis acerca de los problemas o deficiencias; probar y comprobar esas hipótesis y modificarlas al volverlas a probar para perfeccionarlas, pero sobre todo reconocer que en este tiempo de grandes cambios y retos lo que más necesitamos es innovación y creatividad, lo que significa capacidad de proyectar y adoptar un nuevo futuro.

Reconociendo que los juicios prematuros matan el 90 por ciento de los pensamientos creativos, el pensamiento crítico es anatema cuando se inicia el proceso creativo. La esencia de la creatividad es fundir pensamientos, hechos e ideas, en una configuración novedosa y relevante, más significativa que la suma de sus partes, con lo cual obtenemos un efecto sinergético.

LA MEJOR INVERSIÓN: EL DESARROLLO CREATIVO DE LA GENTE

El poder de un país es proporcional a la fortaleza de su gente y a su capacidad productiva, no es suficiente poseer recursos y activos productivos, deben éstos ser aprovechados para que el estado adquiera desarrollo y poder. A su vez necesitamos autocultivarnos para gobernar la familia, la comunidad y el país, estimulando a la gente a examinar sus situaciones, a practicar la prudencia y asumir la responsabilidad de sus actos y las consecuencias. Todo esto es lo que hará a la gente más fuerte y sabia; esto es lo que construirá el carácter nacional, preservando la flexibilidad para la innovación, basándonos en programas e iniciativas simples para lograr resultados, donde la ética puede ser una fuerza más poderosa que la política y la economía.

La mejor inversión es el desarrollo de la gente, pues una inversión en recursos humanos conducirá a un aumento de productividad que a su vez llevará a mayores ingresos. Cuando el ser humano vive libre de dolencias de salud, se encuentra en la plenitud de su capacidad creadora y de trabajo y estará dispuesto siempre a afrontar todos los retos que se le plantean.

Los mejores resultados en política económica se han obtenido cuando la riqueza de la nación llega a los bolsillos de la gente, sin embargo el talento, la sabiduría y el mérito no garantizaran el éxito por sí solos, pues éste depende del momento apropiado y la oportunidad. Con gran frecuencia, los tiempos son más importantes que las mismas estrategias de desarrollo que utilicemos.

Sabemos que los temerosos no se atreven a enfrentar la realidad, que los perezosos se conforman con medias verdades y que los soberbios creen que lo saben todo, sin embargo y a pesar de todo esto, siempre debemos de llegar a la raíz de los problemas, sin ignorarlos o subestimarlos ya que si su tratamiento es solo superficial estaremos condenados irremediablemente a que estos regresen, pero ahora de forma mucho más amplificada.

La mayoría de los problemas que nos aquejan actualmente, son heredados de este mal tratamiento que se les ha dado en el pasado. La pobreza y el sufrimiento son consecuencias también de lo que hacemos o dejamos de hacer y nuestras leyes, lealtades, miedos, odios, injusticias económicas y sociales, crecieron lentamente y están profundamente arraigadas en el pasado. Somos lo que pensamos y observar es el acto creativo más importante. Toda la creación se genera a sí misma, sin principio ni fin y mientras más ilimitada sea nuestra visión, más real será nuestra existencia.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA FUERZAS IMPULSORAS DEL CAMBIO

El descubrimiento de las energías no renovables donde las líneas de desarrollo económico e industrial están basadas en la destrucción del ambiente y de los recursos naturales, crearon un falso bienestar en un periodo de tiempo extremadamente corto en la historia del hombre, ya que en dos generaciones, a partir de la era industrial (150 años), prácticamente se consumieron estos recursos energéticos y se comprometió el futuro del frágil equilibrio de los ecosistemas. Si este desperdicio de recursos y destrucción del ambiente no se revierte ni cambiamos a un modelo económico basado en los recursos renovables y conservación del ambiente, pronto nos veremos comprometidos en situaciones muy violentas donde la guerra será una consecuencia en la competencia por obtener estos recursos.

La transición de las fuentes de energía no renovable a las fuentes limpias de energía renovable es probablemente el principal problema a solucionar si deseamos que la humanidad sobreviva a la crisis energética, deterioro ambiental y los problemas económicos, que caracterizan la época presente.

El mercado libre no producirá por sí solo tecnología amable con los países pobres, sólo una tecnología guiada positivamente por la ética puede hacerlo.

Las estructuras biológicas complejas surgen de procesos que crean orden de forma natural, sin embargo la industrialización actual decrementa la complejidad de los ecosistemas y nos lleva a procesos de inestabilidad y extinción. La ciencia, en su estado actual, sólo investiga los beneficios a obtener de la naturaleza y el contenido de los productos finales, por procedimientos cada vez más refinados, pero no revela nada sobre el proceso misterioso que subyace en ella y la manifiesta.

La ciencia y la tecnología florecieron como consecuencia de la llegada de la revolución industrial. La ciencia es la más poderosa de las fuerzas impulsoras de cambio, sin embargo actualmente la tendencia de la ciencia y la tecnología es preferir y magnificar las injusticias de la sociedad, de tal forma que éstas se hacen intolerables. Por éste motivo las primeras preguntas que debemos hacernos al iniciar una investigación es la de: ¿para qué?, y ¿para quién?

El progreso de la ciencia está destinado a producir confusión y miseria a menos que esté acompañado por un progreso de la ética. Conforme la riqueza se ha ido acumulando así también la sociedad se ha ido degradando.

La ciencia trata de comprender la naturaleza y las razones de las cosas, sin embargo comprender la naturaleza tiene un valor limitado cuando no comprendes la naturaleza humana. Para muchos de nosotros la razón de vivir consiste en alcanzar sentimientos de seguridad, amor, felicidad y realización. Con cada acción humana va implícita la búsqueda del amor, y la causa de raíz de las malas acciones son resultado de la carencia de éste.













(Volver a página inicial)